lunes, 23 de enero de 2012

Salmo 136 La misericordia eterna de Dios

Salmos 136:1  Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.
2  Alabad al Dios de los dioses, porque para siempre es su misericordia.
:3  Alabad al Señor de los señores, porque para siempre es su misericordia.
4  Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia.
5  Al que hizo los cielos con entendimiento, porque para siempre es su misericordia.
6  Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia.
7  Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia.
8  El sol para que señorease en el día, porque para siempre es su misericordia.
9  La luna y las estrellas para que señoreasen en la noche, porque para siempre es su misericordia.
10  Al que hirió a Egipto en sus primogénitos, porque para siempre es su misericordia.
11  Al que sacó a Israel de en medio de ellos, porque para siempre es su misericordia.
12  Con mano fuerte, y brazo extendido, porque para siempre es su misericordia.
13  Al que dividió el Mar Rojo en partes, porque para siempre es su misericordia;
14  E hizo pasar a Israel por en medio de él, porque para siempre es su misericordia;
15  Y arrojó a Faraón y a su ejército en el Mar Rojo, porque para siempre es su misericordia.
16  Al que pastoreó a su pueblo por el desierto, porque para siempre es su misericordia.
17  Al que hirió a grandes reyes, porque para siempre es su misericordia;
18  Y mató a reyes poderosos, porque para siempre es su misericordia;
19  A Sehón rey amorreo, porque para siempre es su misericordia;
20  Y a Og rey de Basán, porque para siempre es su misericordia;
21  Y dio la tierra de ellos en heredad, porque para siempre es su misericordia;
22  En heredad a Israel su siervo, porque para siempre es su misericordia.
23  El es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros, porque para siempre es su misericordia;
24  Y nos rescató de nuestros enemigos, porque para siempre es su misericordia.
25  El que da alimento a todo ser viviente, porque para siempre es su misericordia.
26  Alabad al Dios de los cielos, porque para siempre es su misericordia.

Comentario:
Este salmo es un canto antifonal, vocalizado por dos grupos como una en una especie de canto y contra canto con la frase tipo estribillo que se repite 26 veces, “porque para siempre es tu misericordia”, conocido como el Gran Hallel por los judíos, que en hebreo significa “aclamar” o “gloriarse en”. O quizás fue una lectura de respuesta, la gente decía estas palabras al unísono después de cada oración que decía el líder. La repetición motiva que la lección importante penetre en nosotros. El amor de Dios incluye aspectos de amor, bondad, misericordia y fidelidad, todo lo que al hombre le falta. Nunca tendremos que preocuparnos que Dios se quede sin amor debido a que su bondad amorosa fluye de una fuente que nunca se agota.
Entonces el salmo proclama la bondad del Dios eterno, que hizo sobre todo los cielos y las maravillas que en ellos hay con entendimiento, actuando sobre su pueblo con castigo y recompensa, siendo el castigo el fruto de las malas obras y la recompensa el premio de Su voluntad al buen proceder. A Dios debemos alabar por su rescate, alimento y provisión terrenal.  
A través de la historia Dios hizo grandes hazañas, como la creación y grandes salvamentos que sirvieron y sirven como recuerdo y memorial para permanecer constante en la mente de los antiguos lectores y también en la nuestra.
Si nosotros hacemos un llamado a nuestra conciencia de las veces que Dios actuó con hechos salvíficos en nuestra vida, no podremos menos que alabar su bondad y proclamar su misericordia y gloriarnos en Él.
Dios es bueno porque quiere lo mejor para nosotros, aunque muchas veces no lo interpretamos así, y pasado el tiempo decimos que verdaderamente Dios no se había equivocado cuando nos dio algo que nosotros no aceptamos como acto bondadoso o dijo “no” a nuestro pedido de oración.
La soberanía de Dios se manifiesta en dimensiones sin límite. Algunas veces se refiere al pasado remoto, y otras al futuro distante, por eso repite que su misericordia es para siempre, como expresando desde siempre y para siempre. Isaías 40:28  “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance”.
Debemos entender que Dios hace cosas definidas. Las hizo en la creación y perduran hasta hoy sin alteración, las hizo en el pasado en el éxodo y el mismo Dios actúa en nuestra historia hoy.
En el verso 12 se nos habla de una mano fuerte y un brazo extendido por parte de Dios para sacar al pueblo de la opresión. El brazo extendido es una metáfora, que indica el poder de Dios. Nosotros extendemos el brazo que Dios nos hizo, cuando hace falta algún esfuerzo especial de alcance. Dios manifestó su poder de alcance para rescatar a su pueblo de la opresión, y su mano para llevarles a través del desierto con llama de fuego y columna de humo. ¿No es la misma mano y el mismo brazo extendido que nos alcanza y sostiene hoy? Eclesiastés 2:24  “No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios”.

Rubén Pelegrina




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada